CRONOLOGÍA

Volver

1932 – 1951

Nacimiento de la era profesional

Con el advenimiento del profesionalismo nació una nueva etapa en el fútbol uruguayo. En 1932 el Campeonato Uruguayo pasó a disputarse por diez instituciones, una de las cuales fue el Montevideo Wanderers. En ese año Wanderers obtuvo la quinta colocación perdiendo posiciones de vanguardia en las últimas fechas.

Un año más tarde inauguró el Wanderers Park, el 15 de Octubre, con una victoria sobre Bella Vista por dos goles a cero partido correspondiente al Campeonato Uruguayo, escenario donde en la actualidad los bohemios son locatarios.

En 1934 Wanderers es el primer club no tradicional en disputar una final por un torneo oficial. Juega frente al Club Nacional de Football la final del torneo Competencia cayendo vencido por tres a cero.

En aquellos años los torneos uruguayos se disputaban a tres ruedas.

Wanderers fué un auténtico protagonista en los albores del profesionalismo

En esos primeros años de la era rentada de nuestro balompié Wanderers casi siempre encabezó la tabla con Nacional y Peñarol de los torneos oficiales.

Fue tercero en los campeonatos uruguayos de 1934, 1935, 1937, 1939, 1940 y 1942.

Primer título en la era rentada

En 1937 Montevideo Wanderers es notable Campeón del Torneo de Honor Uruguayo al derrotar a Nacional por tres a cero los bohemios fueron el tercer equipo detrás de albos y mirasoles en obtener un torneo oficial de Primera División.

El gran Obdulio Varela en Wanderers

Debutó en 1938 y jugó por cinco temporadas con el albinegro donde demostró su categoría para los grandes acontecimientos. Expuso su gran vigor en el sector central del campo de juego y su especialidad para la ejecución en los remates de tiro penal.

En 1939 los bohemios son vice campeones del campeonato Honor Uruguayo. En 1942 a tres fechas del final del Campeonato Uruguayo disputando el título palmo a palmo con las dos enseñas clásicas. El equipo wanderista culminó tercero el torneo. Para 1943 ya alejado el gran capitán obtiene el cuarto puesto en el torneo local hecho que se repetiría un año más tarde.

A mediados de esa década por primera vez los bohemios se ubican en la parte posterior de la tabla del torneo uruguayo. Por más que los dirigentes albinegros contratan figuras de experiencia desde la Argentina no logran que el equipo vuelva a tener el protagonismo de otros años.

Wanderers 1945.
Arriba:
Chocho, Puentes, Seoane, Carvidón, A. García, Blanco, L.A. Crux y DT.
Abajo: Magliano, J. Novo, Sarni, Chelle, y E. Fernández.

Wanderers se salva del descenso por un sorteo

En 1950 los bohemios culminan últimos en la tabla de posiciones del Uruguayo con el Club Atlético Bella Vista.

La Asociación fijó desempates para ver qué equipo permanecía en la máxima divisional y quien descendía. La primera final marcó el triunfo papal por dos a uno, la segunda arrojó victoria de Wanderers por uno a cero y la tercera empate a dos. Por lo pronto y al no ponerse las instituciones de acuerdo en la fijación de un cuarto partido se decidió que quien debía determinar el descenso de esa temporada era un sorteo. Y así fue. La suerte acompaño al bohemio debiendo descender Bella Vista a la B.

Los bohemios deben militar por primera vez en la división de ascenso

Tras los magros resultados del Competencia y la primera rueda del Uruguayo la directiva wanderista decidió la contratación de un gran número de players argentinos entre ellos a su máximo goleador de aquellos años Eduardo Ricagni.

Si bien el rendimiento mejoró claramente no pudo evitar el descenso por un punto a la Divisional Segunda.