Novedades
6 noviembre, 2017 - 3:38 pm

Lee la crónica de este domingo frente a Boston River.

Tarde hermosa para ver a nuestro querido bohemio en el Nasazzi frente a Boston, partido clave pensando en las Copas del año entrante.

Los 11 de Giordano fueron, Martin Rodríguez, Paulo Lima, Emiliano Díaz, Damián Macaluso, Federico Barrandeguy, Adrián Colombino, Rodrigo Viega, Nacho González, Rodrigo Pastorini, Sergio Blanco y Rodrigo Rivero.

El partido tuvo un primer tiempo de mucho juego de parte de los dos equipos. Wanderers tomo las riendas del partido llegando al arco del local, hasta que en un pase de Rodrigo Pastorini el Chapa convierte pero el gol es anulado por posición adelantada.

Boston comenzó a atacar con más peligro con Cepellini como líder futbolístico, complicando varias veces el arco protegido por Martín que logro contener la amenaza en repetidas oportunidades.

Faltando nada para que termine el partido, tras una jugada muy bien elaborada por el vagabundo el Chapita llega exigido y define haciendo pasar la pelota por al lado del vertical izquierdo del golero rival.

A la jugada siguiente tras un ataque de Sigales Martín sale a cortar y el juez decreta penal, el cual es cambiado por gol por Pablo Cepellini con un tiro al medio.

Baldazo de agua fría para los de Giordano en la tarde que se iban al descanso con un gol a último momento.

En el segundo tiempo Wanderers demostró rebeldía, Rodrigo Pastorini de muy buena tarde jugaba a placer y los de arriba trataban de romper a contragolpes una defensa que no dejaba entrar con comodidad.

Tras un gran centro justamente de Pastorini, el chino aparece por el segundo palo mata la pelota con la zurda y define por debajo de Berbia con esta misma pierna para poner el empate en el marcador.

Boston tuvo llegadas nuevamente y Martín Rodríguez respondió con gran categoría manteniendo todo como estaba.

En el minuto 68 Mauro Vila deja su pierna en alto, cometiendo una falta peligrosa sobre Paulo Lima que el juez no ve, tras la reacción del jugador bohemio el juez decide expulsarlo y tan solo sacar una amarilla al jugador verdirrojo.

Quedarían dos jugadas claras para cada lado, un pase al medio en un ataque de Boston que Delgado erra solo abajo del arco y una gran jugada por izquierda del Manu Castro, ingresado en el minuto 73 por el Chino Rivero, con pared de Boselli que el jugador bohemio no pudo transformar en gol.

Empatamos con un rival directo en las copas y la diferencia no se fue para ningún lado.